6.9.08

Septiembre


Septiembre
Por Toni Losantos.

Diario de Teruel, 5 de septiembre de 2008

Antes de que se nos haga tarde quiero rendirle un homenaje al cuarto folletín de Antonio Castellote y Juan Carlos Navarro, que han llenado una vez más de literatura ilustrada las páginas centrales de este Diario durante el mes de agosto. He aguardado a septiembre no sólo para ver cómo terminaba Otoño ruso, sino a la espera de que algún lector tan devoto como yo enviara al periódico una carta de felicitación o algo así, pero en esta tierra ingrata nadie elogia a nadie, como no sea esperando una dádiva.
Titulo ‘Septiembre’ porque septiembre –tiempo de nadie, primer zarpazo de la realidad- da paso al otoño, que es la estación de la novela, ese Otoño ruso en el que Castellote ha sabido conjugar el día a día del Teruel de ahora mismo, el reloj analemático de Alfambre, los viejos combatientes de la Guerra Civil y una inopinada consecuencia de aquella lenta agonía de los marineros del Kursk, el submarino soviético cuyo trágico naufragio en el mar de Barents tuvo en vilo a medio mundo durante unas cuantas semanas de agosto del 2000. Todo eso encajaba en el relato con un ajuste tan virtuoso que ya definitivamente entiendo que Castellote es un profesional.
No estoy pidiendo que le pongamos una calle, pero es necesario que se sepa –sabedlo los culturetas y los que no lo sois- que Teruel se ha hecho literatura en la prosa de Castellote. El verano pasado fue el Teruel de hace cien años, con Pablo Monguió y su parentela habitando páginas y calles. Algunos capítulos me parecieron memorables, un certero retrato del ambiente social del novecentismo provinciano y una metáfora magistral de la creación a partir de la experiencia de los artesanos de la forja. Este verano, decía, el Teruel de ahora mismo, con más riesgo pero no menos calidad literaria.
Urge que Otoño ruso se convierta en libro encuadernado, acaso de lectura obligatoria en el instituto Vega del Turia, donde este septiembre buscaré a Kolia entre los pupitres, ese alumno pálido y retraído que lleva “el abrigo de campesino siberiano de su abuelo”.

4 comentarios:

  1. Totalmente merecido el artículo que te dedica Toni Losantos. Y espero que, como él manifiesta, lo del próximo libro se haga realidad. Te lo mereces.
    Aprovecho para decirte que, por fin, mi hermano ha conseguido adquirir en una librería de Zaragoza tu libro "Fabricación británica".Me lo ha enviado por correo y estoy esperándolo con impaciencia.
    Enhorabuena por tus escritos y gracias por compartirlos con los que te estimamos, Antonio

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Luis Antonio. Le contaba a Toni que cuando uno termina un trabajo como ese confunde cansancio con desánimo, y palabras como las suyas o las tuyas vienen bien para poner las cosas en su sitio.

    ResponderEliminar
  3. Las cosas en su sitio están muy claras: sólo te aceptamos el derecho a estar cansado. ¿Vale? Y no hay más que hablar...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:47 a. m.

    DIOSSSSSSSSSSS!!! este hombre es DIOSSSSSS y no hay nada mas que decirrr!! ANtonioooo en la RAE ya!!! es queee no hay hombre que tenga la cabeza que tiene el...

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.