1.12.12

Vieron un mar vacío



El verano pasado, mis amigos Fernando Torrent y Caterina Burgos me hicieron un encargo peculiar. Acababan de fundir una hermosa versión en bronce del Torico de Teruel, y querían acompañarla con un díptico en el que incluir, además de las especificaciones técnicas y los datos de la garantía, una breve reseña de la leyenda medieval de donde mana la tradición del toro estrellado. No querían que fuese una explicación estilo wiki, tan frecuente, y me pidieron que escribiera algo. Puesto que se trataba de una leyenda de finales del siglo XII, llegué a la conclusión de que lo más oportuno, y lo menos wiki, era escribir unas cuadernas asonantadas al estilo del mester de clerecía, por si pudo haber habido entonces algún clérigo que las glosase. El resultado me lo he encontrado ahora rebuscando unos papeles, y aunque no son dignas de mi querido don Gonzalo, ni mucho menos hablan su precioso riojano, me ha parecido que tampoco sonaban mal del todo. Son estas:


Vieron un mar vacío     de blanca y roja tierra
huestes del rey Alfonso     cristianas y guerreras,
brilló luego una luz     en una de las muelas,
serán cuernos ardientes     será mágica estrella,

será el toro que adoran     pueblos de raza ibera,
fulgor que no cesaba     con sol ni con tinieblas,
los regios adalides     dirigen sus enseñas
allá do un toro pace     y brilla su cabeza.

“Este será el lugar,     aquíí habrá villa nueva”.
Era en torno al año     de mil ciento setenta,
el rey Alfonso vino,     puso en Teruel frontera,
como el toro estrellado     recogida y bella.


N.B.: La letra carolingia que he encontrado por la red no admite ni la ó (brilló) ni la í (si bien esta lo disimula con el punto). 

4 comentarios:

  1. Anónimo7:49 p. m.

    Son preciosos. dicen que nadie es profeta en su tierra, pero Teruel no sabe lo que se pierde contigo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:45 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:22 p. m.

    Hombre..., que no nos lo perdemos, que también lo valoramos y apreciamos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:23 p. m.

    La Lucida Blackletter da el pego.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.