27.1.06

Reglamento


Breviario de lenguaje político para negociadores:
No me se vale: expresión usada cuando uno de los negociadores (o de sus críticos) ha cometido una equivocación, desliz o metedura de pata, o bien cuando alguien le recuerda una mentira, un crimen o una estupidez dicha en un pasado remoto, por ejemplo anteayer. Con esta locución, el político invalida cualquier propuesta que no sea la suya, e incluso invalida la invalidación de la suya. Por ejemplo, si un político –es un poner- organiza una consulta popular inconstitucional, cuando alguien lo llama al orden puede decir “no me se vale”, y su fraudulenta iniciativa deja no sólo de existir sino también de haber existido.
Me mande todo: especie de órdago con el que se quiere significar que uno de los participantes, negociadores o contendientes tiene todos los privilegios del juego, y que sólo se le puede tener en cuenta si se aceptan todas sus exigencias, aunque no tenga la mayoría o sus propuestas no sean sensatas. Es propio de políticos mesiánicos, convencidos de que su labor en este mundo es enderezar caminos equivocados.
Pese: interjección que, en ocasiones, puede sustituirse por ¡Ah..., se siente!, con la que se quiere indicar que ya no hay vuelta atrás, que las palabras son más duraderas que las estatuas de bronce, como quería Horacio, y que cualquier delito cometido en cualquier lugar y en cualquier tiempo, hace décadas o siglos incluso, es suficiente para desautorizar o deslegitimar a un adversario.
Ya no te ajunto: también puede decirse ya no tajunto. Frase con la que se dan por concluidas las alianzas políticas y los apoyos parlamentarios. Se suele decir, no obstante, con la boca pequeña, en tanto que advertencia o amenaza, con acompañamiento de pucheros y pronunciamientos muy nasales. Es frecuente que quien lo proclama se rodee de correligionarios hieráticos, siempre más altos que el orador, lo que le obliga a elevar la voz y la barbilla.

5 comentarios:

  1. Pos anda que tú.....: Expresión utilizada para volver las argumentaciones contrarias por pasiva. Puede utilizarse a conveniencia, para contrarrestar toda argumentación del oponente, y sin embargo amigo, venga, o no, a cuento, guarde, o no, hilación con lo negociado.

    Egonauta

    ResponderEliminar
  2. Disculpe, pero se le ha olvidado "a mi madre vas".

    ResponderEliminar
  3. Era más frecuente, en mi caso, decir "a tu madre vas", que implica una diferencia de actitud. "A mi madre vas" era de cobardicas. "A tu madre vas", de capullos.

    ResponderEliminar
  4. Um... es verdad, es mucho más efectivo "a tu madre vas". Al fin y al cabo la única capacitada para los sopapos es la madre de uno.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:51 p. m.

    Giménezlosantosiano: Tengo un tío Guardia Civil.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.